42

Termómetros de vino: sirve a la temperatura ideal

Rate this post
termometro-vino

Vacu Vin Termómetro Adaptable para Botellas de Vino

Los termómetros para vinos, como su nombre lo indica son aparatos para medir la temperatura del vino y comprobar si es adecuada para el consumo. Recordemos que dependiendo de cada vino, estos tienen temperaturas sugeridas para su consumo

Existen numerosos modelos, estilos y precios de termómetros para vinos en el mercado. Existen aquellos de  contacto, que son los más comunes, y son aquellos que se introducen en la copa, cuando el vino se ha servido,  o en la botella una vez que esta se haya abierta.

También tenemos los que se hayan elaborados con mercurio (que ya no están a la venta debido a su alta toxicidad), pero que solían ser los más exactos. Ahora existen los que funcionan con otros fluidos como el alcohol.

Hay también otros termómetros que funcionan tomando la temperatura del vidrio, por lo que no se necesita abrir con anterioridad  la botella. No obstante, estos poseen un problema y es que la temperatura del vino podría no ser la misma que la del vidrio. Sobre todo si se ha tratado de  enfriar muy rápidamente. Hasta ahora estos termómetros eran puramente orientativos, pero existen ya en el mercado otros digitales que resultan muy exactos.

Una vez adquirida la experiencia, al palpar la botella con la palma de la mano y probando un poco de  vino podemos saber si está o no a temperatura adecuada. Sin embargo, si no se posee práctica en este sentido, es cuando se hace útil el uso de los termómetros.

Temperatura adecuada del vino

La temperatura en la que se sirven los vinos es sumamente importante. Un vino puede ser catalogado de malo o bueno solo por el de que se encuentre a una temperatura muy baja o alta respecto a la recomendada.

La temperatura de un vino puede exaltar las  sensaciones y aromas no placenteros o disminuyendo aquellos que son deseables. Para hacernos una idea es como podría ser equiparable a comernos una carne asada con un buen trozo de grasa y que esta sea servida fría: la sensación sería muy desagradable y poco apetecible. Algo parecido  sucede con los vinos y no es justo demeritarlos a causa de un mal manejo en las temperaturas.

Sin embargo, no hay problemas a la hora de hacer que un vino llegue a la temperatura correcta en casa. Basta con tenerlos en un lugar oscuro y fresco,  lejos de fuentes de calor. También se pueden guardar botellas en un refrigerador o en un recipiente con hielo y agua durante un tiempo.

Obviamente,  si quieres tener mayor exactitud, un termómetro te puede hacer la vida más fácil, ya que te asegura que la temperatura sea la adecuada para cuando tengas que servir tus vinos. Además puedes lucirte con tus amigos dada la gran gama de modelos e innovadores diseños que ofrecen los termómetros existentes en el mercado.

Hablemos ahora de las temperaturas de los vinos. Según los enólogos estas son las recomendadas:

Vinos de crianza: Entre los 17 y  18ºC

Vinos de Reservas y tintos jóvenes: Entre los 14 y 16ºC:

Vinos Blancos y rosados o claretes: Entre los  8 y 12ºC

Vinos Espumosos y vinos de aguja: Entre los  6 y 8ºC

Tipos de termómetros para vinos

El mercado ofrece toda una gama de modelos, diseños innovadores, colores y materiales, pero te explicaremos aquí cuales son los tipos más comunes que hallarás.

Termómetro de cincho: Este tipo de  para vino es de contacto, es decir, es un cinto  flexible que se coloca alrededor de la botella. A través de su pantalla externa nos indica la temperatura. Algunos de ellos poseen  impresa una especie de guía con tipos de vino para que ubiques el tuyo y verifiques si está en la temperatura ideal.

Termómetro Tradicional: Son aquellos hechos de una pieza larga que debe introducirse en la botella. Se le llama tradicional porque se asemeja a esos que usaban nuestras madres cuando teníamos fiebre de pequeños. Solo que son más grandes y poseen un asa para sujetarlos y evitar que se nos caiga dentro del vino. Aunque son muy precisos, a muchas personas no les gusta que les introduzcan objetos en sus copas antes de beberlas.

Termómetro infrarrojo: Son de los mejores que existen, trabajan con rayos infrarrojos por lo que no es necesario ni siquiera tocar el vino, sino que en la distancia toman la temperatura. No se necesita servir la copa, ni abrir la botella. Pero tienen un pequeño inconveniente y es su precio: es más elevado que el resto de los modelos de termómetros.

Termometro-infrarrojo
Vin Bouquet FIC 006 – Termómetro infrarrojos