20

¿Qué es y cuál es el mejor Aireador de Vino?

Rate this post

Los aireadores de vino son dispositivos que permiten (como su nombre lo indica) a oxigenar el vino al momento de servirlo de tal manera que exalte las características de sabor y aroma.

Hay que aclarar, sin embargo, que los aireadores de vino no mejoran la calidad del vino. En vinos que sobrepasen los 14 grados de alcohol, pueden disminuir algunas notas alcohólicas y en vinos fermentados ayuda a despejarlos de olores fuertes, producto de su larga estancia en las barricas.

Esto es lo que se conoce en el ámbito vinícola como “dejar respirar al vino” y no es otra cosa que  exponer el vino al contacto con el aire de forma que sus aromas y sabores se abran, mejoren sus características, suavice sus taninos y se corrijan defectos como los aromas de reducción, es decir, aquellos formados por falta de oxígeno durante la elaboración.

Al leer esto pensamos que este proceso se cumple al abrir la botella y dejarla así para que el vino esté expuesto al aire. Pues no es así, pues dejar abierta la botella solo permitirá que se airee el vino que se encuentre en la superficie, mientras que el que esta en medio y en fondo no se expone a la oxigenación.

¿Cómo se usa un decantador de vino?

Decantador de vino hecho de cristal

Para que el proceso de “dejar respirar al vino” se dé con todo el vino se ha creado un dispositivo que permite pasar a través de él para que todo el vino servido pase por ese contacto vital con el aire. En el mercado, existen varios modelos y tipos que hacen posible esta acción.

Existen los que se insertan a la botella y los que se sujetan en la mano como si fueran un embudo mientras en vino pasa por él. En tal sentido, el aireador de vino funciona como un filtro, ya que en su parte superior hay una abertura grande, seguido por un conducto de filtrado, que, al final, acaba en abertura más pequeña en la parte inferior. Entonces, el proceso es que el vino pasa por todo el aparato y así se cumple el oxigenado del vino.

Existen diversos tipos se aireadores, de diversos materiales como el vidrio, plástico o metal.  Además sus elaboración varían y van desde lo estético que atraen por lo atractivo de su diseño hasta los más básicos que solo cumplen una función práctica.

Algunos modelos, poseen, además un filtro de sedimentos, es decir, una especie de cesta de malla pequeña que cabe dentro de la parte superior del aireador y cuya función es la de atrapar las partículas que puedan hallarse dentro del vino. Aunado a esto, existen modelos que poseen también un soporte para proteger el dispositivo, de tal manera que este no se rompa cuando no se esté usando. Al ser colocado en su interior, el soporte coge cualquier gota de vino restante del aireador y permite que el dispositivo se seque correctamente.

Beneficios del uso del aireador de vino

Los aireadores de vino ocupan el lugar de decantadores de vino tinto, ya que permiten  que el vino tinto respire y, esto a su vez, ayuda a mejorar tanto su claridad como su sabor. El aireador también hace posible que el vino se ventile, pero acelera el proceso de empujarlo por un filtro y cuando esto ocurre da un sabor más limpio.

Decantador o Aireador

Existen dos dispositivos que permiten la oxigenación del vino. Los dos cumplen esta función, sin embargo, lo hacen de manera bien diferente. Además el  efecto que producen en las bebidas tampoco es igual.

Cuando se usa el decantador, el líquido se vierte y se deja por un tiempo que va desde unos pocos minutos hasta horas. Con este aparato el vino se expone al aire mientras se vierte y luego solo queda expuesto, el líquido que está en la superficie. Con el aireador el proceso de aireación se  hace de manera instantánea y el oxigeno entra por los dos o tres orificios que hay en su base y cada gota del líquido se expone al proceso de oxigenación.

Esto es bueno en algunos vinos y malo en otros y marca una diferencia inmensa en los resultados. Por lo tanto, los vinos no se deben someter indiscriminadamente a cualquier aireación.

¿Con cuáles vinos usar el Aireador?


Vinluxe PRO

Los aireadores se usan en los vinos con cuerpo,  pero que al momento de abrir muestran poca intensidad olfativa o vinos con mucho tanino que necesitan suavizarse un poco.

Asimismo, debe usarse con los vinos tintos jóvenes, ya que necesitan más oxígeno para liberar sus encantos. En este caso el proceso de oxigenación equipara en algo al paso del tiempo, ya que degrada un poco los taninos.